La Casa

En medio del centro histórico de Les Borges Blanques se encuentra Casa Benet, construida a finales del siglo XV principios del siglo XVI.

A lo largo de su historia ha tenido diferentes usos, los más destacados serían que fue ayuntamiento y molino de aceite, donde aún se conservan los dos “cubs” de aceite, cisternas de baldosa catalana de unos 5 mil litros cada uno , y el establo y prisión que hoy en día está adaptado para la bodega de vinos del restaurante.

Una casa llena de detalles históricos por todos los rincones, como son los festejadores, pequeños bancos situados en la parte interior de las ventanas del primer piso y una majestuosa escalera que deja boca-abierto todos los que la ven.

La casa ha sufrido diferentes modificaciones y reformas, de las más importantes fueron las de 1996 donde pasó a las manos de otra rama Benet, la familia Benet Rebull, donde se adaptó el edificio para el hospedaje donde también se hizo la restauración de la fachada dirigida por parte de Eduard Benet, uno de los hijos de la casa.

La última reforma importante ha sido la construcción del ascensor (2016) que une todas las plantas del edificio

Abierto en junio del 2003, en los bajos donde anteriormente formaba parte del molino de aceite ahora está el Restaurante Hostal Benet. Un pequeño restaurante de unas 20 plazas llevados por Silvia Castelló en la sala y por Xavier Benet Rebull en la cocina, impregna la buena gastronomía, los platos bien elaborados, el buen servicio y productos de la tierra, un maridaje exquisito con los mejores vinos y aceites de las Garrigues y las hortalizas muchas de ellas cultivadas en su propio huerto, se convinant para convertirse en un referente de cocina actual en las tierras de Lleida.